8 de marzo

Esa es la fecha de hoy, 8 de marzo. También nos sirven el 2 de abril, el 7 de mayo, el 16 de julio o el 12 de octubre. Hasta el 24 de diciembre, en que las mujeres están trabajando ese día en uno de los trabajos más sentidos y gratificantes que existen: preparan la cena de Nochebuena para las personas que más quieren.

Nos da igual la fecha. Cada día miles de mujeres en el mundo nos levantamos. Trabajamos, en casa y fuera de ella. En los dos sitios a la vez. Lo hacemos lo mejor que podemos y sabemos. Cada día un poco mejor que el anterior -eso nos encanta, ver que podemos mejorar y superarnos-. Incansablemente. Y nunca nos rendimos. 

A pesar de que nos subestiman y nos cuestionan; de que tenemos que soportar a diario sonrisas irónicas y paternalismos complacientes, disfrazados de presunta caballerosidad o de anticuados esquemas. De que nos hagan preguntas absurdas sobre el matrimonio; sobre las parejas y sobre la maternidad que nadie le hace a un hombre. Sobre por qué tenemos trabajo, y éxito profesional, y sobre “qué tal lo lleva” su pareja, eso de tener una mujer “así” con un trabajo “así”.

No sabemos qué es ser “así”……nadie le pregunta a un hombre en una reunión del trabajo cómo se siente siendo “así”, o qué le parece a su mujer o pareja que sean esas horas y él esté trabajando todavía “así”. Nadie les pregunta qué hacen a esas horas cerrando acuerdos y negociando compraventas, o en cenas de ejecutivos, cuando deberían estar bañando a los niños o ayudándoles a terminar los deberes.

De tener que lidiar, día tras día, con el toro de tantos y tantos micromachismos enraizados en la sociedad, como esas plantas parásitas y trepadoras que secan la vida y la fuerza de los árboles, de nuestras sociedades.

De tener que sufrir, cada día también, la violencia que no cesa. Caemos como moscas, convirtiéndonos en un número. En una cifra. Pasamos a formar parte de esa estadística macabra y desgarradora que nos grita que algo falla profundamente en nuestro sistema de valores. 

Que no es posible que nos tiren por una ventana o que dejen a tantos hijos sin el amor y el cariño de sus madres, solo por ser “así”.

Por ser mujeres. Ni más, ni menos.

Y no somos ni más ni menos que nadie. Somos personas, al fin y al cabo. Al cabo y hasta el fin. Y no somos “así”, aunque nuestra sociedad aún no haya interiorizado que ninguna -ni una sola de nosotras- sobra en este planeta. 

Ni en ningún otro.

http://elpais.com/elpais/2017/03/07/3500_millones/1488905589_530615.html?id_externo_rsoc=FB_CM

http://smoda.elpais.com/moda/actualidad/inventos-mujeres-acreditados-hombres/?id_externo_rsoc=FB_CM_SM

Buen día, Beautiful Working Women!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s